SELECTIVIDAD: ¿CÓMO AFRONTAR “LOS DÍAS DE LOS EXÁMENES”?

EL DÍA DE ANTES
  • Repasa un poco y procura descansar. Come equilibradamente, haz un poco de ejercicio y vete pronto a dormir dejando todos los materiales y documentos preparados.
  • Evita comentarios negativos o ansiosos con otros compañeros.
  • Practica las técnicas de relajación al acostarte.
  • Repite las autoinstrucciones de afrontamiento positivo. Son muy provechosas.
LOS DÍAS DE EXÁMENES
  • El primer día, asegúrate que alguien te despierte a tiempo. Llévate todo lo que necesites (DNI, hoja de matrícula, varios bolígrafos, calculadora, etc.) y, si estás un poco nervioso/a, no te preocupes: es normal. Relájate.
  • Piensa que seguramente hará calor (aunque puede que haya aire acondicionado), lleva ropa comoda y fresca y plantéate llevarte una botellita de agua y algo de comida tipo fruta o barritas energéticas.
  • Si es posible, organizad un autobús para ir al examen y, si no, busca un sistema de transporte seguro.
  • Antes de comenzar los exámenes, evita los comentarios que aumenten la ansiedad y céntrate en estar relajado/da y concentrado/da.
  • En cada ejercicio tienes dos opciones, léelas con concentración y piensa cual de ellas te interesa más hacer. No cambies de opción.
  • Distribuye el tiempo de acuerdo con la dificultad y la importancia de las preguntas, dejando unos minutos para la revisión final. “Pasa” de lo que hacen los compañeros y sigue tu ritmo, no importa si los demás ya han acabado o aún están escribiendo.
  • Al leer el examen, empieza por aquella pregunta que te sepas mejor, te dará seguridad y confianza. Piensa en lo que te preguntan, ordena tus ideas, hazte un esquema mental (o escrito) de lo que quieres contestar y empieza a desarrollarlo ordenadamente y con claridad de ideas y de forma.
  • Al acabar un examen, olvídalo, no quieras saber que han hecho los demás ni si lo has hecho bien o mal. Piensa que lo has hecho lo mejor que has podido en aquel momento. Dedícate al siguiente examen. Descansa un poco, relájate y concéntrate. Empieza a prepararte psicológicamente para otra asignatura. Piensa positivamente.
  • Al acabar los exámenes del día, dedica un tiempo a hacer un poco de ejercicio, descansa suficientemente para el próximo día y no te quedes a repasar durante horas la noche anterior. Un breve repaso a los esquemas, descanso y a dormir.
  • Ten mucho cuidado con la alimentación y el descanso durante los tres días de examen.
 
Lo que nunca se debe pensar:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.