3.- CONOCER NUESTRAS EMOCIONES

 

El primer paso es ser conscientes de nuestras emociones, de cómo las sentimos en nuestro cuerpo y de los pensamientos y comportamientos que la acompañan.


EJERCICIO: Registro Emocional para aprender a conocer tus emociones. Te ayudará a dar sentido a tu experiencia y hará que sea más coherente.

Durante un mes, una vez al día, elige una emoción que hayas vivido y responde a estas preguntas:

 

Pónle nombre:

Sensaciones corporales que la acompañan :

¿Cómo y dónde la sientes?

Pensamientos que la acompañan:

¿Se refieren al pasado, al futuro o al presente?:

¿Qué has hecho?

¿Qué hubieras deseado hacer?

¿Qué la ha causado?

¿Qué te indica esa emoción?

¿Es primaria, secundaria o instrumental?

¿Es adaptativa o desadaptativa?

¿Hacia qué o dónde te impulsa?

¿Qué te está diciendo que hagas o que decidas?

Reflexión/Conclusión:

 

Las emociones te ofrecen información acerca de lo que de verdad estás sintiendo, de lo que es importante para tu bienestar, pero no son conclusiones finales, razonadas, que tienes que llevar a la acción.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.