¿Cómo mejorar mi rendimiento?

Ya has empezado a hacer algo práctico para mejorar tu rendimiento: entrar en esta web y leer estos artículos. Ya has actuado.

Sabes que para mejorar tu rendimiento tendrás que hacer un esfuerzo, pero para que ese esfuerzo tenga éxito deberás seguir un método que sea adecuado para ti. Pero ¿qué método o técnica de estudio es la mejor para ti?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: el mejor método es aquel que te permite alcanzar tus objetivos con un esfuerzo adecuado y proporcionado.

Antes de explicar nuestro método, es necesario considerar el tipo de estudios que vas a cursar. No es lo mismo estudiar para superar la ESO que para obtener notas altas en el Bachiller. Tampoco es lo mismo aprobar un Grado Universitario que obtener plaza en una Oposición. Y la diferencia entre superar un Grado Medio o un Grado Superior de Formación Profesional es considerable. 

Brevemente, estas son las características de los diferentes estudios:

ESO – Educación Secundaria Obligatoria

En general, al ser estudios obligatorios y ofrecer una cierta opcionalidad, posibilitan que una mayoría de estudiantes los supere con éxito siempre que cuenten con unas aptitudes y una constancia adecuadas.

Si quieres saber cómo son las técnicas de estudio que utilizas, te aconsejamos que hagas el Test de Técnicas de Estudio.

Este test te indicará cuál es tu nivel actual y qué tendrías que cambiar si quieres mejorar tu rendimiento.

Bachillerato

Se trata de enseñanzas voluntarias y, pese a que cada estudiante elige la modalidad que prefiere o que más le conviene, el nivel de exigencia es alto.

Además suele ser necesario obtener una nota media elevada para poder acceder a la mayoría de estudios universitarios.

Al finalizar los dos cursos se deben afrontar las Pruebas de Acceso a la Universidad o Selectividad, que suponen un esfuerzo extra y requieren un buen nivel académico para superarlas.

El Bachiller requiere unas aptitudes específicas y generales más elevadas que la ESO, pero lo más importante es la constancia, la dedicación de tiempo y esfuerzo y una motivación muy clara.

Si tienes dudas de si son unos estudios adecuados para ti, te aconsejamos que hagas el Test de Técnicas de estudio Sup

El test te indicará cuál es tu nivel actual y qué tendrías que cambiar si quieres mejorar tu rendimiento.

FP – Formación Profesional

Los Grados Medios tienen unos requisitos académicos menores que el Bachiller, pero requieren de otras habilidades de tipo práctico.

Los Grados Superiores tienen un nivel de exigencia mucho mayor, tanto en las materias teóricas como en las prácticas. Requieren organización y planificación, capacidad de trabajo en equipo y preparación y exposición de proyectos. También deben ser capaces de superar con éxito las prácticas en las empresas.

Si tienes dudas de si son unos estudios adecuados para ti, te aconsejamos que hagas el Test de Técnicas de estudio Sup. Te indicará cuál es tu nivel actual y qué tendrías que cambiar si quieres mejorar tu rendimiento.

Universidad

El grado de dificultad o exigencia de los estudios universitarios es muy variable, pero todos tienen un requisito en común: es imprescindible tener una planificación eficaz para organizar la preparación de los exámenes, ya que suelen concentrarse en pocas semanas al final de cada cuatrimestre. La motivación y las estrategias que usen los estudiantes en ocasiones tiene más peso que las propias aptitudes intelectuales.

Si tienes dudas de si son unos estudios adecuados para ti, te aconsejamos que hagas el Test de Técnicas de estudio Sup. Te indicará cuál es tu nivel actual y qué tendrías que cambiar si quieres mejorar tu rendimiento.

Oposiciones

En este caso se trata de ser el/la mejor, y eso es muy difícil. Requiere una motivación férrea, una planificación detallada y una dedicación exahustiva.

Es importante saber si es el momento adecuado para realizar el esfuerzo que supone.

¿Quieres sacar más partido a tu esfuerzo?

Haz el Test, valora, decide y pasa a la acción:

Tú y tus condiciones. 

Tu motivación y tus objetivos.

Tus estrategias para afrontar el estudio. 

Tu autovaloración y tu manera de afrontar los resultados.