¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal y sana que surge cuando una persona se halla expuesta a situaciones que implican peligro, amenaza o preocupación. Esta amenaza puede ser real y externa o puede tratarse de un pensamiento de anticipación de algo malo que creemos que va a ocurrir.

Sí, a veces es una respuesta adecuada y necesaria ante una situación de peligro, siendo un mecanismo esencial de protección del individuo y la especie.

Se producen una serie de complejos cambios bruscos en el funcionamiento del organismo con el fin de prepararlo para afrontar ese peligro mediante las respuestas de lucha o huida: se incrementa la secreción de adrenalina y cortisol, se acelera la respiración y la frecuencia cardíaca para enviar más oxígeno a los músculos y aumentar la energía disponible, se incrementa la respuesta inmune y los glóbulos blancos se preparan para hacer frente a las infecciones, etc.

Cuando se produce ante un estímulo que es interpretado como peligroso por la persona la ansiedad es adaptativa, y por tanto es una respuesta adecuada y nos proporciona la energía, el impulso, la atención y concentración necesarios para protegernos y afrontar la dificultad.

Veamos dos ejemplos:

  • ante un aviso de incendio la respuesta de ansiedad nos permite huir más rápidamente y ponernos a salvo,
  • si tenemos que hablar ante un gran número de personas, una ansiedad moderada nos activa y nos ayuda a afrontar mejor la tarea.

La ansiedad no es adaptativa, y supone un trastorno, si nos desborda, nos paraliza, nos deja la mente en blanco y/o nos incapacita para afrontar el peligro o desarrollar mecanismos de protección.

Ataque de ansiedad

En momentos de mucho estrés podemos sufrir un ataque de ansiedad. Se trata de reacciones extremas con síntomas similares a un ataque al corazón que nos asustan mucho, con lo que aumenta nuestra ansiedad y por tanto el pánico. Es importante conocer los síntomas para no magnificarlos. 

La mejor manera de ayudar a quien sufre un ataque de ansiedad es distraerle para desviar su atención de los síntomas, hacer que hable, que comprenda que solo es ansiedad y que no le va a pasar nada malo. El objetivo es evitar agravar los síntomas.

Trastornos de ansiedad

Hablamos de Trastornos de Ansiedad cuando:

  • la respuesta de ansiedad se produce ante estímulos cotidianos que no son una amenaza externa real pero que se viven como tal, como por ejemplo salir a la calle, subir a un autobús lleno de gente, recordar un hecho del pasado, etc. Es decir que no tiene causa aparente o la respuesta es desproporcionada al estímulo,
  • respondemos a esos estímulos en forma de preocupación excesiva, aprensión, proyección futura de consecuencias negativas, sensación de que algo grave o terrible va a ocurrir, conductas de evitación, miedos descontrolados..., 
  • sufrimos temores irracionales, presentimientos intrusivos e ideaciones diversas sobre calamidades venideras,
  • dicha ansiedad nos provoca una angustia intensa, una emoción desagradable, malestar y dificultades para un funcionamiento vital normal y sano,
  • el organismo se encuentra en un estado de alerta y activación desproporcionada que resulta agotador.

Los trastornos de ansiedad provocan síntomas físicos, conductuales, cognitivos y emocionales como: inquietud, irritabilidad, cefaleas, angustia, desasosiego, nerviosismo, temblores, tensión muscular, taquicardia, molestias gástricas, problemas de sueño, fatiga, mareos, vértigos, dificultades de concentración, pérdida de memoria, dificultades en el habla, etc.

En estas situaciones hay que consultar con un profesional de la psicología.

Seguir leyendo: ¿Qué me causa Ansiedad?

Si quieres evaluar tu nivel de Ansiedad puedes hacer el Test de Ansiedad.

Saber más, conocer cómo funciona la ansiedad para afrontarla mejor

Nuestras actitudes, nuestra manera de pensar, nuestras creencias, nuestra manera de afrontar los conflictos,... condicionan nuestro nivel de cortisol y nuestra ansiedad.

Conocer, prevenir y afrontar la ansiedad.