Mi registro emocional

Ejercicio

"Conocer nuestras emociones"

El primer paso es ser conscientes de nuestras emociones, de cómo las sentimos en nuestro cuerpo y de los pensamientos y comportamientos que la acompañan.

Este ejercicio te ayudará a dar sentido a tu experiencia y hará que sea más coherente. 

Durante un mes, una vez al día, elige una emoción que hayas vivido y responde a estas preguntas:

  1. Ponle nombre.
  2. Sensaciones corporales que la acompañan: ¿Cómo y dónde la sientes? 
  3. Pensamientos que la acompañan.
  4. ¿Se refiere al pasado, al futuro o al presente?
  5. ¿Qué has hecho?
  6. ¿Qué hubieras deseado hacer?
  7. ¿Qué la ha causado?
  8. ¿Qué te indica esa emoción?
  9. ¿Es primaria, secundaria o instrumental?
  10.  ¿Es adaptativa o desadaptativa?
  11.  ¿Hacia qué o dónde te impulsa? 
  12.  ¿Qué te está diciendo que hagas o que decidas?
  13.  Reflexión/Conclusión.

Las emociones te ofrecen información acerca de lo que de verdad estás sintiendo, de lo que es importante para tu bienestar. Pero, recuerda, no son conclusiones finales, razonadas, que tienes que llevar a la acción. 

Si quieres saber más sobre tu manera de afrontar determinados aspectos de tus emociones, haz el Test de Inteligencia Emocional. Te ayudará a reflexionar sobre aspectos relacionados con estos factores: 

  • Autoconocimiento emocional.                        
  • Autocontrol emocional.        
  • Automotivación.  
  • Reconocimiento de emociones ajenas.         
  • Relaciones interpersonales.

¿Conoces tus propias emociones?

Conocerse mejor para construir nuevas maneras de percibir, sentir y actuar.

Ser capaz de generar emociones positivas para afrontar mejor los desafíos de la vida.