Creencias

Una creencia es una idea o una interpretación de la realidad que se considera verdadera por aquel que la profesa sin pararse a analizar su grado de veracidad.

Las creencias son inconscientes e influyen poderosamente en tu comportamiento y en tu vida sin que te des cuenta. Por ejemplo:

“Creo que puedo hacer cinco etapas seguidas del Camino de Santiago si me preparo con tiempo”

Esa creencia crea en ti la idea de la posibilidad de conseguirlo y empiezas a prepararte. Finalmente actúas y obtienes como resultado el éxito al hacer las cinco etapas. ¿Qué crees que habría pasado si la creencia hubiese sido esta otra?:

“No creo que pueda hacer las cinco etapas seguidas”

En el primer caso se trata de una creencia posibilitadora que nos ayuda a conseguir nuestras metas. En el segundo caso se trata de una creencia limitadora que nos impide conseguirlas. Las creencias limitadoras inciden negativamente en nuestra Autoestima. Por ejemplo:

“Es muy difícil, nunca podré hacerlo”  

¿Cómo crees que influirá este pensamiento en tu autoestima?

Existen muchas creencias, de muchos tipos, pero quizá las creencias relacionadas con el perfeccionismo sean las más destructivas. Ser perfecto/a es imposible y aunque consigas hacer las cosas bien, nunca es suficiente, siempre te quedas con una sensación de fracaso. Sabemos que es difícil vencer esta creencia, pero plantéate cambiar tus pensamientos por otros de este tipo:

“Voy a esforzarme en hacerlo lo mejor posible, y si me equivoco se que es normal y aprenderé de mis errores”.

Es difícil, pero es posible. Piensa que las creencias no son innatas, las vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida. Su origen puede ser cultural, religioso, familiar o vivencial, pero como son adquiridas, también pueden ser modificadas.

Nuestro objetivo es cambiar las creencias irracionales, desadaptativas y limitadoras por otras que sean racionales, adaptativas y posibilitadoras. Esta es una tarea que requiere tiempo y esfuerzo.

¿Cómo podemos modificar estas creencias?

Modifica tus creencias limitadoras en 4 pasos. Piensa en algún aspecto de tu vida en el que creas que una creencia está influyendo de manera negativa y aplica los pasos que te mostramos a continuación.

Para ayudarte, hemos creado un ejemplo. Ante la propuesta de hacer una ruta de senderismo de 5 días, la respuesta sería: "Es muy difícil, nunca podré hacerlo"

1. Identificación

  • Creencia: ___________
  • Emociones que conlleva: ___________
  • Consecuencias: ___________

En el ejemplo:

  • “Es muy difícil, nunca podré hacerlo”
  • Es una creencia que me hace sentir mal, me desvaloriza y me desanima.
  • Como consecuencia no intento hacerlo.

2. Análisis

  • ¿Son creencias o realidades? ___________
  • ¿Cuál es la utilidad real de estas creencias?  ___________
  • ¿Qué consecuencias tiene?  ___________
  • ¿Puedo relativizarlas? ___________

En el ejemplo:

  • Es una creencia, no una realidad.
  • Su utilidad consiste en que me evita hacer un esfuerzo y me evita la posible decepción si fracaso. Y no es verdad que nunca vaya a poder hacerlo.
  • Como consecuencia nunca lo consigo.
  • Pero puedo relativizarla: No creo que pueda andar 5 días, pero si me preparo puedo andar 3 al menos.

3. Modificación

Para cada creencia limitadora, construye una nueva creencia posibilitadora. 

En el ejemplo:

“Es muy difícil, nunca podré hacerlo” → “Es difícil, pero puedo hacer una buena parte si me preparo”

4. Acción

Elige una de tus nuevas creencias modificadas y actúa como si ya la tuvieras totalmente asumida. Obtendrás nuevos resultados que contribuirán a que construyas nuevas creencias. ¿Qué pasará si actúas como si está fuera una creencia arraigada en ti?

En el ejemplo:

“Es muy difícil, nunca podré hacerlo” --> "Empiezo a prepararme porque creo firmemente que puedo conseguir mi objetivo"

¿Qué has aprendido con este ejercicio?

“Es la repetición de afirmaciones lo que guía a la creencia. Y una vez que esa creencia se convierte en una convicción profunda, las cosas comienzan a suceder”

Muhammad Ali

Descúbrete a ti misma/o

Una buena autoestima es la base del éxito personal. Es imprescindible para desarrollar una personalidad sana. Es una cualidad dinámica que se va adquiriendo y generando a lo largo de nuestra vida y por tanto puede crecer o puede debilitarse.